Rey de la soja argentino no pagará impuesto a la tierra

El impuesto a la tierra que promueve el presidente José Mujica no abarcará al mayor productor de soja de la región, que en Uruguay arrienda el 100% del área que utiliza para producción agrícola.

Gustavo Grobocopatel, principal del grupo agrícola Los Grobo de Argentina y uno de los mayores productores de granos en Uruguay -conocido en la región como el "rey de la soja"-, arrienda el 100% de las tierras que emplea para producir, por lo cual el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) no lo abarcará.

El proyectado ICIR grava a los propietarios de más de 2.000 hectáreas Coneat 100 o su equivalente.

El gobierno prevé recaudar unos US$ 60 millones por año por este nuevo impuesto, que se destinará principalmente a reparar la caminería rural.

El ICIR ha provocado un duro debate en la interna del gobierno, donde el vicepresidente Danilo Astori y los ministros Fernando Lorenzo (Economía), Tabaré Aguerre (Ganadería) y Enrique Pintado (Transporte) se han manifestado en contra, pese a que firmaron el proyecto de ley que el presidente Mujica envió al Parlamento.

Ayer en el marco del 8° ciclo de conferencias "Políticas de Estado. El agro en los tiempos que vienen", que organizan la consultora Seragro, IICA y El País, Gustavo Grobocopatel, principal del grupo agrícola Los Grobo de Argentina, explicó que arriendan el 100% de la tierra que emplean para producir en Uruguay, por lo cual el ICIR no los abarcará.

Hablando a título personal y no en nombre de su empresa, Grobocopatel dijo que "el debate no es si hay que cobrar más impuestos" sino "qué se hace con los impuestos".

"Nuestra sociedad, la argentina y la uruguaya, son sociedades más europeas, en el sentido de que hay un nivel de creencias donde se le da mucha importancia al Estado. Por eso son sociedades que se asientan sobre una tasa de impuestos alta, como es la europea, porque se considera que el Estado protege a los que le va mal, y a esos le va mal porque tuvieron mala suerte", dijo el empresario en el foro agropecuario.

"En cambio la sociedad estadounidense es mucho más meritocrática, el sistema impositivo funciona distinto, con lo cual los argentinos y los uruguayos estamos condenados a pagar impuestos, nos guste o no, y seamos felices", agregó.

Grobocopatel insistió en que el "problema es qué calidad de Estado tenemos, cómo es eficiente la inversión del Estado. El debate, para mí, si hay que pagar más o menos impuestos es menor. El tema es cómo aplicamos los recursos a una mejora en la logística, en los servicios públicos".

tasa. Por su parte, José María Nin, vicepresidente de Copagran -empresa uruguaya productora y exportadora de granos- dijo en el foro que "el nivel del impuesto que se está planteando es irrelevante desde el punto de vista de la concentración de la tierra".

Nin agregó que el Impuesto al Patrimonio "era muchísimo más alto que esto y sin embargo no impidió la concentración de la tierra. No creo que el nuevo impuesto impida la concentración. Por otro lado, pienso que sería mucho más inteligente plantear una tasa para desarrollo de infraestructura".

"El impuesto más grave que tenemos hoy es el atraso cambiario. Un peso menos que valga el dólar es el 5% del valor de los productos, es mucho dinero", dijo Nin.

El vicepresidente de Copagran recordó que el presidente Mujica, cuando era ministro de Ganadería y Agricultura durante el gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010), decía que el dólar debía estar a $ 26. Y que el año pasado el exsubsecretario de Economía, Pedro Buonomo, dijo que la moneda estadounidense "debería valer $ 21 y ahora está en menos de $ 19".

El dólar promedio de agosto fue de $ 18,733.

"Preferiría que me apliquen una tasa para infraestructura con la que se puede recaudar más de US$ 150 millones al año. Con ese dinero se podría hacer un fondo específico para infraestructura y caminería. Se podría recaudar como el Imeba por la venta de los productos, pero realmente sería mucho más efectivos que una discusión que será larguísima sobre el nuevo impuesto que se está planteando, que no sé si saldrá y que va a tener un impacto bajísimo sobre la realidad de lo que está precisando el país", sostuvo Nin.

El productor amplió que se afilia más a una tasa específica para logística y caminería, que lo maneje un instituto centralizado y que después se descentralice a través de las intendencias o del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

El ICIR está a estudio de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. Además, el Frente Amplio creó una comisión especial a fin de discutir el impuesto debido a las diferencias que surgieron en la interna del oficialismo que hacen peligrar su votación.


Followers

Pageviews