Colombia quiere cacao





Proyectar el cacao como cultivo promisorio de tardío rendimiento para los próximos años fue un asunto que les dio vueltas en la cabeza durante un buen tiempo al presidente Juan Manuel Santos y al ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, debido a que el país pasó de ser autosuficiente a importador del grano, pese a tener un producto bien remunerado en el mercado y considerado como fino y de buen sabor en comparación con el proveniente de África y también de Indonesia.

Para sacarle punta al potencial que tiene el país en materia de producción cacaotera, el Gobierno pondrá en marcha el Plan Decenal de Desarrollo Cacaotero 2012-2021, de mano con el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), Fedecacao, Corpoica, ICA y productores regionales. Convertir a Colombia en exportador de cacao le costará al país $2,5 billones en los próximos diez años.

Además, de acuerdo con los estudios hechos entre el Ministerio y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y Corpoica, se estimó que en el territorio nacional existen 660.000 hectáreas con suelos que permiten la siembra de estos árboles de tardío rendimiento.

Pese a la empresa que planea el Gobierno debido a la gran demanda de cacao que existe en el mundo —y que no ha podido atenderse, al igual que la del café—, el azote de las plagas del cacao como la monilia y la escoba de bruja —hongos que destruyen los pepinos y crecen de la mano con la humedad— impactó la producción en zonas de Colombia como Santander, Antioquia y Nariño durante la temporada de lluvias registrada entre 2010 y este año.

José Ómar Pinzón, presidente de Fedecacao, contó que debido a las lluvias y a las plagas que han hecho de las suyas en las regiones cacaoteras, la producción del grano en el país se va a reducir en 35% en 2011, lo que significa dejar de poner 12.000 toneladas de cacao en el mercado. “Con el déficit que hay, los industriales deberán ir a buscar 18.000 toneladas en otros países. Como llovió tanto, se cayó la floración y no cuajaron los pepinos”, explicó.

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar, manifestó al respecto que el exceso de humedad ligado a las lluvias está causando delicados problemas en todo el sistema agrícola. “La roya del café ha aumentado y también hay líos delicados con la peste llamada monilia”.

Al hablar del plan, el Gobierno busca que se produzcan 79.800 toneladas de cacao anuales a 2014 y 246.000 toneladas a 2021. Asimismo, durante el año pasado se atendió la demanda nacional con 10.000 toneladas del grano que fueron importadas. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura busca que el país exporte 22.900 toneladas a 2014 y 174.000 a 2021.

Humberto Guzmán, director de cadenas productivas del Ministerio de Agricultura, contó que el plan decenal cacaotero tiene una primera fase que se desarrollará hasta el final del gobierno Santos. “En los primeros tres años, la idea es rehabilitar 80.000 hectáreas de cacao que son de los años cincuenta. También, la idea es sembrar 25.000 hectáreas nuevas”, explicó.

“El cacao es una industria receptiva. Se incluyó el cacao como producto de talla mundial dentro de la transformación productiva. El aroma del cacao colombiano lo hace esencial en cualquier mesa europea o americana. Es un equivalente al café especial”, dijo Guzmán, quien aseguró también que este cultivo es un proveedor importante de empleo.

“Habrá 130.000 empleos nuevos al término del plan (2021) y a mediano plazo, 100.000”. Además, durante la primera etapa del proyecto se invertirán más de $900.000 millones en renovación de árboles, ampliación de hectáreas sembradas, generación de trabajo y refuerzo sanitario para evitar que las plagas acaben con el grano. “Corpoica tiene una agenda para trabajar en términos de investigación. En lo fitosanitario, el ICA tiene la responsabilidad de acompañar el programa”, dijo el funcionario.

Aunque en Colombia hay zonas históricas en la producción de cacao como Santander, según el funcionario, existen buenos prospectos para cultivar árboles en Tolima, Antioquia, Nariño y Huila. Explicó que el objetivo por hectárea es incrementar la productividad, pasando de 400 kilos hasta llegar a 1.200 kilos.

Lograr que se produzcan 400.000 toneladas anuales de cacao y que se exporten 100.000, es el objetivo del presidente de Fedecacao, quien calculó que este cultivo está dando empleo a 70.000 personas en la actualidad. “A 2014 serían 40.000 empleos más”, consideró.

Según el dirigente gremial, el cacao nacional tiene buenas posibilidades para posicionarse en mercados como España, Finlandia, Suecia, Australia y Estados Unidos. Si el Tratado de Libre Comercio con EE.UU. se aprobara, dijo Pinzón, las barreras fitosanitarias se disminuirían para ingresar a una plaza donde al año se muelen 800.000 toneladas del grano.

Agregó que Estados Unidos sería un espacio ideal con el tratado aprobado, debido a que los industriales de ese país tienen que salir a buscar cacao a Indonesia, teniendo a Colombia a cinco horas en avión. “Podemos exportar cacao de origen. Es posible hacerlo”, explicó.

El Plan Decenal contempla vincular a 315 municipios de Colombia con la siembra del cacao y además le apunta a desarrollar el cultivo en zonas como Casanare, Meta, Norte de Santander y Arauca y a continuar la expansión en áreas tradicionales.

En el ámbito mundial, la Organización Internacional del Cacao anunció recientemente que la producción puede llegar a 325.000 toneladas al cierre de 2011, luego de que la cosecha se recuperara por la guerra vivida en Costa de Marfil —uno de los mayores productores del grano en el mundo— y por el mejoramiento de la situación climática en esa zona de África.

“El mercado probablemente seguirá moviéndose en el rango de US$2.700 a US$3.300 por tonelada”, estima el organismo en un informe. En cuanto a Colombia, según cifras de Fedecacao, la tonelada de cacao se está pagando a US$3.050.

En consideración de Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), el cacao es un cultivo con gran futuro, pero que, más que dinero “necesita voluntad política. Como son cultivos de tardío rendimiento, tienen que volverse una política de Estado de ahora en adelante”.

Aparte de mirar las 660.000 hectáreas con potencialidades, Mejía consideró que hay que analizar con lupa el estado de las vías secundarias y terciarias para poder sacar los productos. “A veces se escogen buenas tierras, pero no hay carreteras”.

Una de las características del cultivo de cacao, según Mejía, es que la producción no se hace en áreas de gran escala, sino que los productores cuentan con parcelas que oscilan entre 1,5 y 2 hectáreas. Señaló también que en el país Casa Luker y la Compañía Nacional de Chocolates son quienes demandan la mayor parte del producto y aseguró que estas firmas son las que fijan los precios al productor.

Si al Gobierno las cosas le resultan como tiene pensado, pese a que el ministro Restrepo asegura que el presupuesto para la agricultura el próximo año es insuficiente y si las lluvias no vuelven a arreciar como entre 2010 y 2011, Colombia volverá a ser autosuficiente y exportadora de cacao.



Followers

Pageviews