Uruguay: Cosecha de trigo superará la capacidad de almacenaje



La cosecha récord de trigo que se registrará en Uruguay, conjugada con bajos precios del cereal por el exceso de oferta mundial –que limita la concreción de negocios–, pondrá a prueba la capacidad logística y de almacenamiento de granos que dispone el país, según un sondeo realizado por El Observador.

Ese elevado stock de trigo almacenado durante los próximos meses se topará con las cosechas de verano, que se inician en febrero con la soja, lo que provocará un importante cuello de botella al momento de concretar negocios de exportación.

Días atrás comenzó la cosecha de trigo más grande de la historia del país, que según estimaciones del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) en base a encuestas entre productores, alcanzará a 2 millones de toneladas al cierre del año agrícola 2011-2012. 

Pero la máxima producción triguera a nivel local coincidirá con la segunda cosecha mundial más grande de la historia, que precipitó el precio de la tonelada por el exceso de oferta desde 

US$ 300 –a comienzos de la siembra– hasta valores que fluctúan en una franja de entre US$ 200 y US$ 210 puestos en la terminal de Nueva Palmira, según datos de la Cámara Mercantil de Productos del País. 

Hasta el momento solo 30% de la cosecha ya fue vendida, y los productores que aún no colocaron el cereal dudan entre acumularlo o comercializarlo a precios “bajos”, según explicó a El Observador Sergio Pastorini, propietario de un centro de acopio en Quebracho, departamento de Paysandú.

“Mucha gente va a embolsar trigo porque el precio está deprimido”, sostuvo.
En el norte del país “no existirán problemas de almacenamiento” pronosticó Pastorini, ya que “la logística ha crecido mucho, se levantaron nuevas plantas de silos”. Pero indicó que los centros de acopio en el sur, en particular en los departamentos de Colonia y Soriano, se verán saturados cuando coincida con la cosecha de verano.

De acuerdo al rendimiento de la soja en la última zafra y las estimaciones de siembra para el año que viene, el oleaginoso alcanzará una producción de 1,7 millones de toneladas. De tenerse en cuenta la producción de maíz, sorgo y girasol –que este año totalizaron 413 mil toneladas–, la zafra agrícola de verano podría superar los 2 millones de toneladas.

De esa forma, la producción veraniega deberá compartir espacio en las instalaciones de almacenamiento con buena parte de los 1,4 millones de toneladas de trigo que aún permanecen sin comercializarse, así como los volúmenes –significativamente menores– de cebada y avena.

La capacidad instalada de los silos de todo el país sumó el año pasado 2,8 millones de toneladas, según el MGAP, aunque la cifra actual se ubicaría por encima gracias a la construcción de nuevos centros de acopio concretada en el correr de 2011. Ese es el caso de la empresa Cargill, que la semana pasada inauguró una planta para almacenar 41 mil toneladas de granos.

A comienzos de mes, las existencias de trigo ascendieron a 175 mil toneladas.
Además, debe tenerse en cuenta la existencia de galpones con capacidad para almacenar –a granel y en bolsa– 1,6 millones de granos, aunque no en las mejores condiciones ni ubicados –en su mayoría– cerca de los puertos.

“La suma de las cosechas de trigo y las de soja y maíz van a competir por espacio de almacenamiento. Habrá que sacar el trigo del silo y pasar a bolsa. Pero esa operación implicará para los productores gastos extras de 

US$ 30 por tonelada”, explicó Ismael Turban, gerente general de El Tejar, uno de los mayores productores agrícolas del país.

El ejecutivo mostró preocupación con el “cuello de botella” que significarán los embarques en el puerto de Nueva Palmira, la principal boca de salida de la producción agrícola, “por las obras en proceso que no estarán listas para el próximo verano”.
La falta de infraestructura de la terminal para atender los embarques de granos implicarán tiempos de espera de los camiones, lo que se traducirá en sobrecostos para los productores. “Ese es el gran tema”, expresó Turban.

Por su parte, el capitán del puerto de Nueva Palmira, Flavio Castro, señaló a El Observador que para los próximos 45 días los embarques “ya están cerrados” y no existirán dificultades porque la producción irá directamente al puerto sin pasar por los silos.

“El problema surgirá después, cuando se superpongan los embarques de trigo con los primeros de soja. Ahí, el trigo almacenado deberá sacarse más rápido, porque la soja tiene menos estacionalidad porque el precio está más firme”, comentó.

Castro señaló que algunas empresas están previendo la falta de infraestructura para almacenar granos mediante la importación de “silos móviles”, que cuentan con una capacidad de entre 7 mil y 15 mil toneladas y son fabricados en Argentina


Followers

Pageviews