Un banco mundial de germoplasma conserva más de 500 variedades de fresas



La mejora genética de la fresa, un cultivo del que España es líder en Europa, es uno de los objetivos de un banco mundial de germoplasma situado en la provincia de Málaga y en el que esta fruta en sus más de 500 variedades se convierte en un tesoro documental para sus investigadores. El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) de la Consejería de Agricultura y Pesca alberga en su centro de Churriana (Málaga) toda esta información varietal y, entre sus objetivos, está la conservación de los recursos genéticos para ser útiles para la comunidad científica, así como para productores, técnicos y la sociedad en general.

Según han detallado desde el Instituto, desde hace una década mantiene un convenio con otros agentes del sector público y privado para establecer un mecanismo científico-técnico que permita la creación y lanzamiento de nuevas variedades de fresa para el mercado español y zonas similares de clima mediterráneo. 

El investigador de este centro, José Manuel López Aranda, ha explicado a Efeagro que es posible producir fresas de una manera más sostenible y con mayores propiedades organolépticas, y que cada vez son más los agricultores que producen fresa bajo sistemas que aseguran una mayor sostenibilidad del cultivo. En la actualidad, el 85 % de la producción se realiza con las medidas de regulación en el marco de la certificación Global-Gap y el 80 % en producción integrada (que reduce el uso de productos químicos en el cultivo), ha señalado. López Aranda ha precisado que la mayoría de los actuales programas de mejora ya incluyen avances en parámetros relacionados con sabor, aroma, color o forma. No obstante, ha reconocido que esto "no siempre es fácil", ya que hay que trabajar en estos parámetros, pero sin perder rentabilidad, y que "aunar diferentes propiedades en un mismo genotipo (variedad) dificulta el proceso de mejora". 

Entre las investigaciones puestas en marcha en el centro, ha detallado que se encuentran la identificación molecular de las variedades mediante microsatélites, es decir, con "pruebas de paternidad con ADN, igual que en el caso de los humanos". Respecto al futuro y a las opciones para aumentar la rentabilidad económica del sector de la fresa, ha subrayado que el conocimiento y la experiencia del agricultor "se hace indispensable", sumados a una buena climatología templada y costera, como la de Huelva. Asimismo, se requieren unas condiciones de suelos agrícolas sueltos y saneados, disposición de abundantes recursos hídricos de calidad (poco contenido en salinidad) y una buena organización productiva y comercial. España es el primer productor de fresas frescas de Europa y el segundo del mundo, tras Estados Unidos. Del total de su producción, el 95 % se sitúa en la provincia de Huelva, lo que convierte a esta zona en la mayor concentración productora de fresas del mundo.



Followers

Pageviews